Compartir

Un avión de la aerolínea China Eastern, con 132 personas a bordo, 123 pasajeros y 9 tripulantes, se estrelló en la región de Guangxi.

Por el momento se desconoce tanto la razón del accidente como el número de víctimas, aunque se teme que no haya sobrevivientes.

El canal chino CCTV dijo que los equipos de rescate ya fueron enviados a la región.

El Boeing 737 volaba de Kunming a Guangzhou cuando cayó en las colinas de la provincia de Guangxi y se incendió. El fuego ya fue extinguido, según los reportes.

El accidente del jet Boeing 737 en una región montañosa produjo un incendio forestal, que ya fue extinguido.

Guangxi es una región sureña que colinda con Guangzhou, una importante ciudad en el sureste del país. El avión se estrelló cerca de la ciudad de Wuzhou en el condado de Teng.

El vuelo realizaba un recorrido de 1.357 kilómetros con una duración prevista de una hora y cuarenta minutos.

En las redes sociales se han compartido videos aparentemente tomados por los lugareños que muestran restos del avión desparramados por la montaña y el humo de un incendio saliendo del sitio del accidente.

Los medios estatales chinos han compartido esas imágenes.

Según datos del portal de seguimiento de vuelos FlightRadar24, la aeronave volaba a las 14:19 hora local (06:19 GMT) a una altitud de 29.100 pies (8.870 metros) cuando, a unos 55 kilómetros al oeste de la localidad de Wuzhou, comenzó a descender.

El último punto de contacto del vuelo fue a unos 25 kilómetros al suroeste de Wuzhou, donde se registró un súbito descenso de casi 8.000 metros en apenas tres minutos, según el portal de vuelos.

Mapa de China

 

Mapa de China
 

China Eastern aún no ha realizado comentarios sobre el accidente ni ha respondido a las consultas, pero ha cambiado su sitio web a blanco y negro en una aparente señal de luto.

La aerolínea estatal es una de las tres grandes aerolíneas de China, junto con China Southern y Air China.

La Administración de Aviación Civil de China dijo que también envió a sus investigadores al lugar.

Según el corresponsal de la BBC en Pekín, Stephen McDonell, hasta ahora no ha habido más información relacionada a este accidente.

Añade, sin embargo, que China tiene generalmente un buen récord de seguridad aérea.

Un accidente de magnitud no ocurría en ese país desde agosto 2010, cuando un vuelo procedente de Harbin se estrelló en Yichun, matando 42 personas.

El avión Boeing 737-800 tenía siete años, según los sitios web de seguimiento. Es el modelo predecesor de la línea Boeing 737 Max, que fueron los aviones involucrados en accidentes mortales en Indonesia en 2018 y Etiopía en 2019.

China prohibió ese modelo después de esos accidentes.

Vídeo | Aterrizar aquí es una experiencia escalofriante y poco recomendada para los más aprensivos

Los subtítulos se verán así

Más ajustes de subtítulos

Idiomas de subtítulos

English

Aterrizar aquí es una experiencia escalofriante y poco recomendada para los más aprensivos

El aeropuerto Antonio Nariño, ubicado en el municipio colombiano de Chachagüí, es uno de los más singulares del planeta por su situación y sus condiciones meteorológicas. Las instalaciones se encuentran en una meseta que se eleva más de 50 metros sobre el terreno que la rodea y los vientos cambiantes pueden dificultar las maniobras de aterrizaje y de despegue. Algunos vídeos compartidos en las redes sociales sobre la aproximación de diversas aeronaves a la pista 2 de este aeródromo muestran unas vistas vertiginosas por los acantilados que hay en uno de los laterales y en la cabecera de la misma. Y es que, visto desde el cielo, parece que la zona asfaltada comience justo al borde del precipicio, lo que podría resultar realmente peligroso. Muchos pilotos coinciden en asegurar que el Antonio Nariño parece un portaaviones por el lugar en el que se encuentra y porque, a su parecer, la pista es demasiado, a pesar de tener cerca de 2,3 kilómetros. Afortunadamente, los sistemas de navegación de los aviones comerciales actuales son muy fiables y, además, el aeropuerto cumple con los estándares de seguridad. Tan solo en una ocasión, un avión comercial con varios pasajeros a bordo se salió de la pista pero este se detuvo en el área de seguridad habilitada y no hubo que lamentar daños personales. Más que la orografía y el terreno que rodea a esta infraestructura, lo que más preocupa a los pilotos que operan en ella son las condiciones meteorológicas, ya que el avión suele quedar expuesto a fuertes vientos y turbulencias, sobretodo durante el verano. La visibilidad es otro de los hándicaps de este aeródromo debido a las constantes expulsiones de humo y ceniza del volcán Galeras, que se encuentra relativamente cerca. Hasta hace escasos meses, la pista de rodadura también presentaba algunas deficiencias pero ya han sido subsanadas. Se trata de un cóctel de circunstancias que hacen que tomar un vuelo o llegar a este aeropuerto sea considerado por muchos una experiencia escalofriante poco recomendada para los más temerosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: