El teatro político de República Dominicana

Cada día es mayor nuestro asombro con algunos “polítiquillos” criollos. Pensábamos que mentían y que fingían. Pero no es que mienten ni que finjan. Es que simplemente son camaleónicos y se mimetizan a conveniencia.

La política es para ellos algo muy diferente a como la definió nuestro padre de la patria, Juan Pablo Duarte: “La política no es especulación, es la ciencia más pura y la más digna, después de la filosofía, de ocupar las inteligencias nobles”.

En el teatro político de República Dominicana el lenguaje ha perdido todo su valor y la inteligencia ha perdido su prestigio. Pero lo grande es que aún creen, que todos los que les escuchamos y vemos su actuación, somos tontos.

La política ya no se entiende como el arte del bien común, como la llamaba Aristóteles, ni como el arte de lo posible, como la llamaba Maquiavelo, ahora es “el arte de mentir a propósito”, como la definió Voltaire. Y yo agrego que la política es “el arte de decir lo que no se hace para hacer lo que nunca se dice”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×